Logo Clubplaneta
Compártenos
FacebookTwitterGoogleCorreoPin it

Buscar en el portal
Esquina
/www.vidaalterna.com/zarlene/ >Realización total>Buscando la realización total>¿Escribió Vallejo sobre el tema del liderazgo?
Esquina


Publicidad

Publicidad



Publicidad

¿Escribió Vallejo sobre el tema del liderazgo?

El poema "Masa" de Cesar Vallejo contiene a mi parecer, los elementos necesarios par afirmar que sí, Vallejo escribió sobre el tema del liderazgo.

Este es el poema:

Al fin de la batalla,

y muerto el combatiente, vino hacia él un hombre

Y le dijo: «No mueras, te amo tanto!»

Pero el cadáver ¡ay! Siguió muriendo.

Se le acercaron dos y repitiéndole:

«No nos dejes! ¡Valor! ¡Vuelve a la vida!»

Pero el cadáver ¡ay! Siguió muriendo.

Le rodearon millones de individuos,

Con un ruego común: «¡Quédate hermano!»

Pero el cadáver ¡ay! Siguió muriendo.

Entonces, todos los hombres de la tierra

Le rodearon; les vió el cadáver triste, emocionado;

incorporase lentamente,

Abrazó al primer hombre; echóse a andar.

"Al fin de la batalla y muerto el combatiente..." comienza el poema y continúa diciendo cómo un hombre se acercó a pedirle que no se muriera, "---Pero el cadáver ¡ay! Siguió muriendo"

Vallejo hasta aquí está señalando cómo la buena voluntad de una persona por sí sola no es realmente suficiente para conseguir un resultado, de hecho quiero pensar que se refiere a nuestro país tal como están las cosas hoy en día.

"Se le acercaron dos...Pero el cadáver ¡ay! Siguió muriendo"

Con meridiana claridad podemos apreciar en este pasaje cómo puede darse la concurrencia de propósito en dos personas y cómo puede plasmarse en palabras de ánimo (¿motivación?) que, sin embargo, no consiguen el propósito.

Acudieron a él veinte, cien, mil, quinientos mil,

clamando: «Tanto amor, y no poder nada contra la muerte!»

Pero el cadáver ¡ay! Siguió muriendo.

Esta es la etapa de los lamentos, el genial Vallejo ha plasmado el momento en que la concurrencia de la multitud en ideas se constituye en simple y pasiva contemplación, resignación anate la desgracia y el desastre, no es coincidencia que en este momento haya miles de personas, cuantas más tengan esta actitud, menos podrán conseguir una meta de edificación. Nuestro país tiene mucha experiencia en ello, las multitudes son tan manejables..., veamos los recientes suceso de Bagua o las multitudes que que siguen a un "líder" irracional a pesar de reconocer su irracionalidad, culpable de esto puede ser el fracaso colectivo, la frustración por expectativas no satisfechas, el desengaño o la simple apatía y el pesimismo, el hecho es que la multitud sin forma nunca consigue nada positivo.

Pero sigamos analizando a Vallejo:

Le rodearon millones de individuos,

Con un ruego común: «¡Quédate hermano!»

Pero el cadáver ¡ay! Siguió muriendo.

Es decir, una multitud más grande tampoco es la solución y Vallejo lo tenía claro o se adelantó hasta nuestros días, como prefiera el lector.

Entonces, todos los hombres de la tierra

Le rodearon; les vio el cadáver triste, emocionado;

incorporose lentamente,

Abrazó al primer hombre; echóse a andar.

Aquí tenemos la clave del asunto: todos los hombres de la tierra puede significar toda la comunidad interesada en lograr ese objetivo común, ese que ya se había manifestado en las líneas anteriores como un ruego común y que ahora es plasmado en la actitud de la comunidad entera. Es recién cuando la masa informe deja de serlo y comienza a tomar forma, cuando el grupo comienza a ser equipo y cuando los equipos comienzan a forjar una organización.

Obsérvese que ahora "...le rodearon, les vio el cadáver...". Es decir, ahora no fue necesario que dijeran nada, solo les vio el cadáver, les vio a todos juntos, vio la unidad de propósito y se emocionó. Es decir, más que las solas palabras (que por sí tienen su importancia, es innegable) es cuando caló hondo en el espíritu del hombre que estaba muriendo, produjo una emoción profunda y provocó un cambio de actitud.

incorporose lentamente,

Aquí aparece la actitud contagiada o inspirada por todos los demás juntos, es el momento en que el agonizante deja su pasividad y comienza a utilizar su potencial para conservar su propia vida pero que estaba dejando ir, decide levantarse y sumarse.

Abrazó al primer hombre; echóse a andar.

Vallejo no aclara quién es este primer hombre, puede ser el primero que se acercó a él al comienzo, o puede ser simplemente el que encabezó y lideró a toda la humanidad para volverse a acercar, prefiero la segunda opción, en todo caso el primer hombre se había acercado y al no conseguir el resultado fue por otro y volvió; luego los dos fueron por más hombres y cada vez retornaron sobre el propósito.

Sea cual fuere la situación al detalle, lo cierto es que el recién incorporado abrazó al primer hombre que en ese momento se encontraba allí, es decir, el líder de toda la humanidad. Para nuestro propósito, es el líder de toda la organización, o de toda la comunidad o de todo el país, según el entorno y el contexto en el que los acontecimientos se desarrollen.

La figura es pues, muy clara, unidad de propósito por un lado, y el líder adecuado por el otro, el conjunto es el ideal para conseguir cualquier propósito.

Vallejo pues, sí escribió una obra maestra sobre liderazgo, es la más corta que conozco al respecto, pero a la vez, la más ilustrativa.

LUIS JÄEGER FERNÁNDEZ.

La fuente de la dignidad humana | La cigarra y la hormiga

Buscando la realización total
Realización total

Zona de comentarios


Política de Privacidad Contacto