Logo Vida Alterna


Compártenos
FacebookTwitterGoogleCorreoPin it
/www.vidaalterna.com/zarlene/ >Don Juan Zarlene>Pláticas con Dios>Una abeja en el oido

Una abeja en el oido

abeja en el oído de un paciente

Una abeja en el oído

Esta es una historia real. Hace unos días, un grupo de jóvenes estaban realizando actividades de integración al aire libre. En una de esas actividades golpearon accidentalmente (ya que estaban vendados) un panal de abejas. Las abejas reaccionaron ante la amenaza, y picaron varias veces a cuánto muchacho se encontraron. Pero una abeja se perdió y entró en el oído de uno de los jóvenes, quien ante la presencia del insecto se tiró al suelo y pedía ayuda para que la sacaran.

Los demás no la veían y no creían

Los demás, jóvenes y adultos, no veían a la intrusa. Unos pensaban que fingía, otros que era tanta su ansiedad que se lo imaginaba, otros que solo quería llamar la atención. Como no veían la abeja, no creían que ahí estuviera.

Era tal la incredulidad a la presencia de la famosa abeja, que no querían llevar al joven con un doctor. "Ya, vente, sigamos con las actividades normales", le decían. El joven, sabiendo que ahí estaba, insistió: O me llevan al doctor, o me llevan al doctor. Y lo llevaron más a fuerzas que de ganas.

Una vez con la doctora, ésta utilizo su equipo para asomarse al oído y declaró: "Este joven no tiene ninguna abeja en el oído".

El joven contestó: Yo sé que ahí está una abeja, si no la ven, no significa que no esté ahí. Yo la siento, yo se que ahí está.

doctora reviasando el oído del paciente

Y ahí estaba la abeja

La doctora por fin hizo lo que tenía, e inyectó agua a presión. Salió mucha cerilla. La doctora sentenció: "Lo que traías era cerilla".

El joven contestó: La abeja existe, y se dónde está.

La doctora se volvió a asomar y exclamó... "Se que me vas a matar, pero ya veo la abeja"... Y con unas pinzas la sacó.

¿Qué enseñanzas tiene esto?

  • Que todos los demás digan que no existe, que te lo inventas, que no está ahí solo porque no lo ven, no significa que todos los demás tengan la razón.

  • La verdad nos trae burlas, frustraciones, cuestionamientos, enojos, pero es la verdad.

  • Nadie lo veía, ni el mismo joven; pero éste sabía con certeza que ahí estaba.

  • Callar no era la opción; callar y ceder ante los demás sería mucho peor.

  • Solo ante la insistencia con la verdad, pudieron verla.

  • Piénsalo, analízalo y verás que

¡así es la vida del cristiano que vive y anuncia a Cristo!

Autor:Juan Zarlene

Acerca del valle de lágrimas

Pláticas con Dios
Don Juan Zarlene


Zona de comentarios